Un significado a la vida

¿Qué podemos esperar de una sociedad donde aumenta la práctica de la vasectomía entre los jóvenes?

La sociedad se suicida y no es un delito. En el ejercicio de su voluntad, decide cortar su prolongación con la siguiente generación. Se llama vasectomía.

Disfrutemos para nosotros de lo poco que queda en el paraiso y hagámoslo sin demora.

El mundo se acaba. Abandona la elucubración estéril sobre el mañana.  Por más que te estires, no alcanzarás a discernir el horizonte.

No pienses, para no tener la tentación de arrepentirte. No hagas caso de la música que traen los agoreros.

Simplemente existe en la vaciedad de la nada. Como una ameba deslizándose flexible. Como una sombra espantada de la vida.

Anuncios
Publicado en La persona en el mundo | Deja un comentario

Los queridos problemas

Siempre necesitamos problemas
en que ocuparnos danzarines…
Si se disuelve uno, creamos otro,
si resolvemos el que creíamos grave
buscamos otro que lo reemplace,
aunque sea ese que antes desechábamos.
Lo que antes apenas abultaba,
ahora nos resulta inabarcable.
Y ese problema que creemos asfixiante,
sobrecogido como está el pensamiento
por sus dimensiones avasalladoras,
de un plumazo, por el tiempo que corre
o por su mismo devenir, se pulveriza.
Y buscamos en el baúl, otro
en que volcar nuestra dramática existencia.

Publicado en Sobre el vivir | Deja un comentario

AGUAS NATURALES

Aguas naturales…

En mi espíritu resoplaba un movimiento

en tu movimiento se balanceaba un espíritu

en mi ola se iba una sonrisa

en tu sonrisa se desparramaba una ola.

En la simbiosis de dos ímpetus

en la cadencia de dos dichas

sumerjo la espiral de imágenes

arrastro las hojas estacionales.

Con tus recuerdos haré flores

con mis flores te cubriré de recuerdos

y llenaré de colores tu alcoba

 y te amaré más allá de la muerte.

Torrentes entrañables.

Publicado en Desde el corazón | Deja un comentario

Lo que yo quisiera saber de ti

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

No me esperes esta noche

No me esperes esta noche…

En nuestras sábanas no hay calor

cuando rebotan nuestras palabras,

cuando el sentimiento no encuentra oídos

algo huele a muerto en nosotros…

El amor cansado no es amor,

porque falta paciencia, razones para soportar.

Nuestra vida común la llevamos como lastre,

la discurrimos con la mirada gacha,

sin sonrisa… no hay amor,

aunque estiremos el final y no nos digamos

que no nos aguantamos,

porque sentimos la pena de nuestra propia insuficiencia,

porque la lástima nos retenga…

Sin ilusión, sin nada importante que escucharnos,

aunque no lo aparentemos,

lo nuestro ha muerto, amor.

El amor voló a otros nidos

y hoy, me di duenta

que las sábanas están frías…

 

Publicado en Desde el corazón | Deja un comentario

Vivir al día

Que no debe confundirse con una loa al carpe diem. Vivir el presente representa una decisión consciente, convenir un trato con la vida, en la que renunciamos a las gracias del futuro a cambio de embriagarnos con el néctar del momento presente.
Vivir al día, en cambio, consiste en cerrar los ojos al futuro, más que en aprovechar el presente. Surge desde el miedo a lo desconocido. El porvenir escapa a nuestro control y nos sentimos abatidos antes siquiera de enfrentarnos a él. Lo intuimos demasiado inquisitivo. En vez de tratar de desentrañar su mensaje, preferimos olvidarnos de que existe. Si tiene que llegar, ya llegará, pero hasta entonces librémonos de la atosigante carga de responsabilidades. ¿Por qué anticiparlo?¿Por qué fiarlo todo a su ventura, si vemos a cuantos se les ha negado vivirlo?.
El Estado proveerá, la red de solidaridad voluntaria o impuesta por los otros responderá de nosotros. Así lo esperamos y así también nos han enseñado a pensar que lo que la mayoría sueña, la minoría otorga. Vivir el presente es aprovechar los dones, aunque sean prestados o se haga de manera egoísta. Se extiende hasta la negación de la solidaridad intergeneracional, suicidando la vocación de sostenibilidad de cualquier proyecto perdurable, hiriendo de muerte a la compasión y forzando a una actuación cruel del destino, cuando llegue el momento, ante nuestra ceguera consciente.
Sustituimos el porvenir por el devenir. Aparenta como la vuelta a un estado natural, pero tiene consecuencias. Vivir sin planificación y lo que es peor sin proyecto personal, nos impide cultivar cualquier virtud y nos aboca a relucir lo peor de nosotros. Renunciamos a mantener las riendas de nuestro destino y, en la claudicación, nos dejamos llevar. Presa fácil para los gobernantes, que ejercerán su poder tiránico sobre una masa amorfa y sin identidad. Terminamos perdiendo nuestra libertad por haber reivindicado ejercerla ya hoy. Vendemos nuestro proyecto vital profundo en favor de un discurrir ancho y terminamos deambulando agitados confrontados con las respuestas de las preguntas que no nos quisimos hacer un día, allá antes.

Publicado en La persona en el mundo | Deja un comentario

Horas de hastío

Volviendo, una vez más,

a la vida donde el tiempo pesa demasiado,

donde nos cansan hasta las horas

de mayor placidez imaginada.

Allí donde ningún pájaro bate sus alas,

allí donde el polvo pende estático

en aire viejo inmutable.

Donde nuestra imaginación

pierde su razón en una alfombra,

allí,

donde vamos amontonando tanta vida,

tanto tiempo lleno de herrumbre,

allí donde el tiempo más pesa.

Donde las horas viscosas se estiran

hasta marear y gastar nuestra energía

en el polvo pesado de la vida.

Publicado en Desde el corazón | Deja un comentario