Reglas para una política práctica

Regla Nº1: No forzar el rumbo natural de las cosas.

Sigue a tus seguidores. Quieran lo que quieran. Refuerza su autoestima.

Nada de llevar la contraria ni dar malas noticias. Tienen razón en cualquier cosa que puedan plantear.

Mejor que muera engañado el enfermo, a prescribirle un tratamiento si éste puede resultar mínimamente incómodo. Eso que lo hagan los otros.

Deja que el tiempo apague el fuego de los problemas. Las aguas terminarán encontrando su cauce. Todo va bien.

Regla Nº 2: Aprender a vestir la realidad

La verdad escuece.

La realidad es multifácetica. El secreto está en saber contarla.

Todo lo que digan los tuyos es tan correcto, como incorrecto lo que propongan los otros.

El sentido de lo correcto y el ideal de convivencia se evalúa desde el impacto en votos.

Regla Nº 3: Aplicar la comparación para dilucidar las cuestiones éticas

Cualquier comportamiento deja de ser bueno o malo, positivo o negativo, por sí mismo.

Se trata de justificar cualquier comportamiento, por escandaloso que objetivamente sea, mediante la técnica de neutralización que consiste en relativizarlo, poniéndolo en comparación con el comportamiento del adversario, sea real o falso.

La realidad de nuestro doloso comportamiento genera una apariencia de veracidad al comportamiento que imputamos falsamente al adversario.

Regla Nº 4:  No dejar huella.

Nada a tu nombre. Se trata de pillar cuanto se pueda, pero sin figurar.

La política puede ser una profesión para muchos y un negocio para unos. No sólo de vocación vive el hombre.

La honestidad se supone cuando no se exponen bienes.

El arte está en saber distribuir el botín entre familiares, amigos y bienhechores. Pero entiéndase bien, distribuir no repartir, que eso sería virtud. Hoy por ti, mañana por mí.

Regla Nº 5: Crear un problema para tapar otro

Generar un problema aparente para desviar la atención sobre un problema real. Una táctica para escabullirse de los problemas.

Durante el ya largo mes que los medios de comunicación llevan hablando de Garzón y del franquismo, no se habla de la crisis económica.

En la sociedad de la información, los Gobiernos  deforman el debate social con la no siempre ingenua complicidad de los periodistas.

Regla Nº 6: No confundir la realidad con la apariencia

Lo que importa es la apariencia. Lo que otros piensen y vean. O lo que supongan.

Crea tu personaje, representa tu papel. Entretén y no les defraudes. Deja que vivan su sueño.

Muestra las plumas que gustan a tus seguidores y te venerarán como a una estrella. Correrán tras una foto contigo. Deja que te toquen. Hay mucho glamour y morbo en torno a tu imagen.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sobre el vivir. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s