Pobres Inseguros

Todos vivimos a la espera,

como al acecho de un gran cambio.

Sabemos que ocurrirá,

que nuestras vidas serán sacudidas

y nuestras bases removidas

por impactos rotundos, drásticos…

pero no sabemos cuándo ocurrirá.

Vivimos con la incertidumbre

del riesgo inminente.

Y nos tememos que cuanto más tarde su venida,

más grave por acumulado, su impacto y sus efectos serán.

Como las olas.

Temor categórico que tiñe el aire. 

Poseídos por el síndrome del temor indefinido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s