Mi Credo Político

Creo en unas elecciones basadas en listas abiertas, donde se elija a personas y no a partidos.

Creo en la representación basada en el mérito y cualificación personal y no en la originada en cuotas o derivada en componendas.

Creo en la dedicación política como una vocación de servicio y no en quien la persigue como una profesión o la convierte en un chollo fuente de ingresos.

Creo en representantes con un mandato temporal limitado, donde los candidatos no puedan ser reelegidos de manera indefinida.

Creo en la sociedad como fuente generadora de acción política libre y no en las transacciones urdidas en los despachos de los aparatos de los partidos.

Creo en representantes sin disciplina de voto, donde su principal compromiso sea con quienes le han elegido y no con los que le han presentado.

Creo en la representación proporcional y no en el juego bipolar ni en el aplastamiento de las minorías.

Creo en un sistema político donde gobiernen quienes hayan sido más votados y no quienes desde la oposición se constituyan en una coalición de intereses.

Creo en la responsabilidad personal, política y penal, de los representantes y gobernantes por su gestión, porque defiendo la libertad y la actuación autónoma.

Creo en la transparencia debida de la gestión pública y en la obligación democrática de exigírsela.

Y todo ello, porque creo en la dignidad de la política y la necesidad urgente de dignificarla.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s