Percepción distorsionada

Añoramos lo lejano e ignoramos lo cercano.

Valoramos lo ausente y despreciamos lo presente.

Lamentamos lo que nos falta y abandonamos lo que tenemos.

La distancia aumenta lo bueno y la cercanía, lo malo.

La lejanía exagera la virtud y la proximidad exaspera el defecto.

…son sólo filtros y autoengaños en nuestra percepción. Añoranza de lo perdido y evocación del sueño.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s