Los queridos problemas

Siempre necesitamos problemas
en que ocuparnos danzarines…
Si se disuelve uno, creamos otro,
si resolvemos el que creíamos grave
buscamos otro que lo reemplace,
aunque sea ese que antes desechábamos.
Lo que antes apenas abultaba,
ahora nos resulta inabarcable.
Y ese problema que creemos asfixiante,
sobrecogido como está el pensamiento
por sus dimensiones avasalladoras,
de un plumazo, por el tiempo que corre
o por su mismo devenir, se pulveriza.
Y buscamos en el baúl, otro
en que volcar nuestra dramática existencia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sobre el vivir. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s